Como diría Victor Hugo “Imputar la revolución a los hombres es imputar la marea a las olas” .

Un hito revolucionario del sector financiero en México y Latinoamerica fue la aprobación de la Ley Fintech. Sin duda un parteaguas que revolucionará (y lo está haciendo) el sector financiero.

México, en el 2018, se convirtió en el primer país latinoamericano en aprobar dicha ley que regula los servicios del sector financiero digital. Es una regulación que busca solucionar la inclusión financiera.

Para que nos demos una idea del impacto de lo que se ha logrado, al día de hoy, en México existen 441 empresas FinTech y el país que le sigue es Brasil. El último año en México tuvo un crecimiento de empresas del 14% y solamente se tiene el radar que cerraron en el último año el 4%.

Pero ¿Qué abarca la ley FinTech? Lo podríamos resumir en varios puntos:

  • Facilita el uso de firma electrónica y sistema de autenticidad bajo la tecnología blockchain.
  • Incluye a instituciones que ofrecen los servicios de pagos electrónicos, financiamiento colectivo (crowdfunding), activos virtuales (monedas y divisas electrónicas) y asesoría financiera.
  • Busca prevenir el lavado de dinero y financiamiento terrorista.
  • Y busca fortalecer el gobierno corporativo en dichas instituciones.
No hay texto alternativo para esta imagen

Entonces, con todo este abanico de sectores y servicios las ventajas que obtenemos o podemos logras son muchísimas, simplemente te voy a mencionar algunas con las cuales me he beneficiado yo en los últimos meses.

  • Abrir cuentas sin necesidad de ir a algún banco ni hacer filas.
  • Recibir y enviar pagos electrónicos sin comisiones
  • Emisión de facturas electrónicas automáticamente
  • Inversiones
  • No pago comisión por apertura, no me cobran anualidades
  • Atención personalizada
  • Y el famosísimo Cashback, es decir, te regresan dinero por gastar. (Ningún banco tradicional lo hace)

En el siguiente artículo te voy a dar algunas recomendaciones de que tarjetas o servicios puedes estar utilizando de acuerdo a tus necesidades, pero la pregunta para ti es ¿Realmente estás preparado para la revolución FinTech?