Aaaah Viajar, ¡a quién no le gusta viajar! Bueno sí hay a quien no, pero creo que son la minoría, en fin…hablemos por los que sí nos gusta. Viajar es algo que nos llena el alma, nos llena de energía, aún y cuando el viaje sea de fin de semana, nos ayuda a recargar pilas y seguir con nuestro ajetreo diario. Pero, para viajar hay que tener dinero, incluso si te gusta irte de mochilazo en algún momento hay que gastar algo ¿no?

 

Y algo de lo que estoy seguro es que para vivir una gran experiencia como lo es un viaje, hay que sacarle el máximo provecho – y no hablo de lujos necesariamente, ya que el cómo, a dónde, cuánto tiempo y con cuánto dinero depende de cada quien – más bien hablo de cómo podemos prepararnos y ahorrar dinero para viajar. Y sí, la respuesta a ¿se pueden hacer las dos?, desde ahorita te anticipo que es . Ahora, como todo en la vida, requiere de mucha disciplina. Y es que, siempre necesitamos tener inteligencia financiera, porque no se trata solo de viajar, se trata de como ya sabrán, tener una buena estructura financiera que te permita por un lado vivir continuamente esas grandes experiencias, pero por el otro, seguir con tu vida cotidiana, sin que una cosa límite la otra.

ahorra para viajar

Lo primero que necesitas es tener claro: si quieres ahorrar para un viaje o quieres ahorrar para viajar. Aunque puedas estar pensando que es lo mismo, hay una pequeña gran diferencia. Si ahorras para un viaje es porque ya tienes más o menos definido el viaje y un presupuesto aproximado, eso sí, normalmente es más complicado porque el tiempo lo tienes encima y ¡hay que sacar muchas veces agua de las piedras! En cambio, si ahorras para viajar, entonces será parte de tu estructura financiera y es en esto en lo que me voy a enfocar, ya que todo consiste en tener una estrategia de ahorro que siempre esté ligada a tu estructura financiera.

 

¡Pero cuidado! Este ahorro para viajar debe salir de tu 70% que tienes destinado para gastar –como máximo claro-, por ningún motivo toques el otro 30% que como seguramente ya estás haciendo. Debes usar 20% en ahorro a corto plazo para crecer tu capital y 10% a largo plazo que te va a proteger en el futuro, pero bueno, nunca está de más refrescar la memoria.

 

Entonces… ¡Aquí viene la magia!

 

  1. Define un objetivo

Lo primero es trazar ese objetivo. Ponlo en la mira y nunca dejes de verlo. En el momento que lo pierdas de vista corres el riesgo de no alcanzarlo. Como todo en la vida, es más fácil cuando tenemos claro a dónde queremos llegar, a querer simplemente llegar. ¡Y recuerda, ese objetivo es que siempre puedas viajar!

ahorra mientras viaja

Ahora, como cualquier establecimiento de metas, tiene que ser un objetivo SMART (por sus siglas en inglés), específico (specific), medible (measurable), alcanzable (achievable), realista (realistic) y con tiempo determinado (timely). Si no lo haces de esta forma, puedes caer en establecer un objetivo poco significativo o de plano, inalcanzable.

 

  1. Entiende de dónde vas a sacar tu dinero

¿Pero cómo ahorrar dinero? Primero, hay que entender en qué lo estás gastando. ¿Para qué?, pues para saber si tienes espacio, y de haberlo, cuánto puedes destinar como ahorro para viajar. Si te das cuenta de que no tienes espacio, entonces tendrás que decidir en qué estás dispuesto a sacrificar un poco – que normalmente termina siendo mucho lo que podemos optimizar – para poder destinar ese dinero a tus viajes. Y oportunidades de optimizar créeme, ¡hay muchas! Si no me crees, voltea a ver por ejemplo tu gasto hormiga – cigarros, refrescos, papitas, dulces, etc. – y te darás cuenta de la fuente inagotable de recursos que tienes.

calcula presupuesto de viaje

 

  1. Aléjate de las deudas y dile ¡adiós a las tentaciones!

Vámonos por partes, cuando digo aléjate de las deudas aplica aunque no te guste viajar. Pero si te gusta, obviamente sigues aquí conmigo, entonces, cuando tú adquieres o mantienes deudas, lo que estás haciendo es incrementar tus gastos fijos – además de que le estás regalando el dinero a alguien más – y esto genera que tus finanzas se aprieten, lo cual podría hacer que no te sobre tanto dinero como quisieras para ese estilo de vida aventurero del que estamos hablando.

 

Por otro lado, a quién no le gusta comprar por ejemplo ese último celular de moda, muchas camaritas, ¡fotos bien bonitas! ¡Y como salen cada año, pues hay que estar a la moda! O las grandes ofertas a MSI que hay por todos lados, que aunque estés orgulloso de siempre pagar sin intereses, lo único que provoca es que te gastes más de lo que deberías, bueno hasta el super ya te lo dan a MSI, ¡6 meses pagando la leche! En fin, la idea es que, si no lo necesitas, si no va a hacer la diferencia en tu vida como sí lo hace un viaje, entonces evítalo y con ello verás que tendrás espacio suficiente para tener tu objetivo de ahorro.

termina con tarjetas de credito

 

  1. Define qué tipo de viajero eres

Hay varias formas de viajar, no me voy a meter a fondo en esto porque no hay bueno ni malo, ya que todo depende de lo que a cada quien lo haga feliz; pero sí es importante que tú sepas cómo te gusta hacerlo, porque basado en eso será el presupuesto que vas a poner como parte de tu estructura financiera. Y como ya hablamos antes, es importante entender hasta dónde llega nuestro límite financiero, porque si no lo alineas puedes llegar a destinar mucho más de lo que deberías, y esto en lugar de hacer que lo disfrutes, va a provocar que te desestabilices y probablemente que no viajes tanto como te gustaría, ¡y esa no es la idea! ¿verdad?

mujer-excursion-montanas

  1. Optimiza tus viajes

Ya que estás bien estructurado con tu ahorro de viajes, ¡nunca es mala idea ahorrarse un dinerito! Aún y si el dinero se te sale por la cartera, estoy seguro de que si puedes mantener un poco, no te va a estorbar. Algunas de las cosas que puedes hacer son:

 

    • Si ya sabes a dónde quieres hacer tu siguiente viaje, entre más tiempo tengas para planearlo, mejores oportunidades puedes encontrar.
    • Si vas a viajar en avión, busca tus vuelos con tiempo, te pueden salir mucho más baratos, busca días y horarios en los que se vendan a menor costo.
    • Busca blogs de viajeros por el mundo, podrás encontrar tips muy útiles como las mejores zonas para hospedarse tomando en cuenta el costo – beneficio, las mejores formas de transportarse, lugares en donde comer, atracciones, etc.
    • Claro que siempre es padre llevar recuerditos… pero muchas veces terminamos gastando de más, entonces busca cosas significativas del lugar que visitas pero que no te representen costos muy elevados, ¡lo importante es el detallito!

Otra vez, todo depende de lo que tú estés buscando, pero si puedes encontrar algo que se adecúe a tus gustos y además te ahorres algo, ¡tu siguiente viaje te lo va a agradecer!

 

Y recuerda, un viaje te hace ver la vida con una óptica distinta, y si logras hacer de tus viajes una constante, entonces verás siempre todo con otros ojos, así que ¿qué esperas? ¡Ahorra y viaja, que sí se pueden las dos!